domingo, 15 de mayo de 2011

A este domingo

Hay domingos que te niegan el aliento, el alma,
y se mudan con tu esperanza a otro barrio de alguna ciudad,
hay locos sueltos que te dicen en sus laberintos,
que no esperes nada, porque nada hay, que te pierdas,
hay veces que la vida pasa sin saber siquiera que pasa,
y otras si pudieras, la amarrarías con aquel nudo marinero,
hay alegrías que corren de largo y no llaman a tu puerta,
y suspiros que te rajan el corazón hambrientos por decir ,
hay delirios que me transportan al mañana que nunca será,
y olvidos que juzgan mi memoria, cada vez mal olvidadiza.

Pero hay también domingos largos, cortos, inmensos, felices,
regresos a tu pasado que te devuelven deudas pendientes,
hay fiestas, jolgorios y gente en las calles que respiran vida,
pensamientos que recuperan tu ser, y hasta tu inocencia,
que te esperan desde entonces porque te creen su dueño,
y mujeres que siempre te harán aflorar deseos de adolescente,
hay domingos que darías la vida por ellos.

3 comentarios:

Soltando Letras dijo...

Preciosa oda al domingo; esos días que lo mismo te hieren, que te alegran el día. Siempre lo dije, los domingos son distintos al resto de los días.

Antonio, gracias por estos versos.

eva- escort madrid dijo...

Los domingos son siempre sinónimo de aburrimiento, por lo menos para mi, porque pese a tener todo el día para hacer cosas siempre se te hace tarde para todo. Estoy oyendo tu musica en My. y me recuerdas un poco a Labordeta ( y lo digo con todo mi cariño,pues me encantaba)

Jorge Encinas Martínez dijo...

Conozco los unos y conozco los otros.
Y me quedo con los "que te esperan desde entonces, porque te creen su dueño" y también con esas "mujeres que siempre te harán aflorar deseos de adolescente", y que son como domingos llenos de luz.

Gracias por tu poesía y un abrazo