viernes, 11 de noviembre de 2011

Nada como ser

Nada como la caricia del viento
o que te adormezca el sol,
y te sorprenda la noche
para mostrarte el camino hacia
donde, y que me estudien tus manos,
y me caliente tu boca, me endulcen
tus labios, y nos sobre la ropa, me
sacie la miel que llevas dentro,
y descansar en tu pecho a recordar los
recuerdos, serle infiel al destino en
cualquier momento, escucharme más,
a mi mismo, y de vez en cuando, hacer
lo que pienso, decir mil veces te espero,
vestir de diario a los domingos,
ajustarme para salir, el sombrero,
y reconocerme de reojo, hacer aquello
y lo contrario, y lo anterior de nuevo,
confundir a la primavera en verano,
despedir al otoño en invierno,
contar los días que no han pasado,
morder de cuando en vez, el suelo.
Nada como ser.

5 comentarios:

Cuerpos a la deriva dijo...

Nada como vivir. A veces se nos olvida que, al fin y al cabo, lo importante es eso.

Un beso.
Loreto

Jorge Encinas Martínez dijo...

¡Ufff! Me parece un poema genial: realmente no hay nada como ser, y tú sabes expresarlo a la perfección. Me encanta lo de "serle infiel al destino en cualquier momento.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Este poema es intenso y preciosisimoooooo, expresa tu sentir en una forma extraodinaria, llenas de preciosas frases y descripciones, que dicen lo justo y necesario, me hace feliz leer esto. Nos das lo mejor de ti y eso hay que celebrarlo.... Mil gracias y salud Querido Antonio.....

Soltando Letras dijo...

Ciertamente nada como vivir, nada como amar... Precioso poema/canción Antonio.

Y Otros Paisajes.. dijo...

Precioso poema!!!!