martes, 22 de marzo de 2011

Aprendí en tu ausencia, día tras día.

Aprendí en tu ausencia, día tras día,
a no comer de tu mano,
a dibujar sin verla tu sonrisa,
a descansar sin haberme cansado,
a volver de vacio al anochecer,
a no confesar mis pecados,
a dormir sin haberme dormido,
a no extrañar ninguno de tus lados,
a desterrar mis deseos los domingos,
a jugar con las islas a solitarios,
a vencer la pereza de los ricos,
a cerrar puertas a tus abrazos,
a besar sin pensar en ti,
a olvidarte sin haberte olvidado,
a reír cuando toque morir,
a refugiarme en mi abecedario,
Aprendí en tu ausencia, día tras día.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo esto que expresas lo siento cuando estoy enamorada y tu lo describes en una forma que me encanta
Felicitaciones una vez mas por este nuevo ingreso.

Soltando Letras dijo...

¿Estás seguro de haberlo aprendido?

Antonio dijo...

Creo que sí, la vida te enseña siempre, solo hemos ser conscientes y aprender.