jueves, 3 de marzo de 2011

Hay veces

Hay veces que la cosecha no da fruto,
y en el mercado de luto, compro ilusiones perdidas,
hay días que la paz, se vende a precio de oro,
y el hambre también, y se tiende a especular con el dolor.

Hay veces, que el amor brilla por su ausencia,
demasiadas veces diría yo, pero vagos estamos,
si no vamos al mercado a revisar su precio,
creemos anda fuera de presupuesto, tanto como la vida.

Hay veces, que la justicia es lenta y tardía,
y aburre las celebraciones en las que les toca cantar,
suena el mismo vals de siempre, y la solemnidad sombría
reparte injustamente, y a quien más tiene, más les da.

Hay veces que la libertad, se disfraza y no se reconoce,
y el color de su mirada se pierde, y se confunde
con palabras y promesas falsas, y encorsetan sus principios,
con acuerdos desleales, con excesos y derroches.

Hay veces, que el sufrimiento ajeno se ignora,
y desayunamos con él como todos los días, a la misma hora,
con esa insana y sorda costumbre, de un rostro aburrido,
un día más, hoy no toca cambiar nada, sobre todo lo nuestro.

5 comentarios:

Rodolfo Serrano dijo...

Antonio: te echamos de menso

Jorge Castro dijo...

Cuantas verdades Antonio... Un saludo.

Anónimo dijo...

Gracias por esta reflexion... da mucho gusto como siempre leerte.

Kike dijo...

Demasiadas, quizá. Si todos nos quisiesemos un poco más...
Un saludo

Soltando Letras dijo...

Hay veces... hasta que la vida, justa como es, te toca de cerca con sus garras.