miércoles, 16 de septiembre de 2015

Aquella tarde

AQUELLA TARDE

Hoy me supieron a despedida el atardecer ausente de tus besos,
el color impuro de tus mejillas, el escote que adivinan tus pechos.
El dolor que habita en mi sonrisa cuando de reojo te deseo, 
y estás a tres pasos de mi, pero no te alcanza mi pensamiento. 
Hoy los recuerdos son de la otra orilla, de otro tiempo, 
apenas unos días jurados de amor. A nuestro último orgasmo,
le faltó algún te quiero.
Hoy con tanta frialdad arde mi cuerpo, te pintas los ojos, 
te cepillas el pelo, me sonríes y me lanzas tres besos, 
hasta luego amor mío.

Y yo sigo aquí, maldiciendo a mis malditos celos.