lunes, 22 de agosto de 2011

A la orilla del mar

Pienso en la corriente 
que mueve tus entrañas, 
y hallo la lógica de la razón,
y el esfuerzo de cualquier vida.


A la par tu piel bendecida,
cuando la brisa te regala la más 
tierna de las caricias,
y aprendo de ti, y te escucho.


A la orilla, en tu lecho de arena 
descanso cerca de la eternidad, 
y leo tus palabras de espuma blanca.


Tu resaca se lleva mis pensamientos, 
y después mi intención, los esperaré 
a su vuelta, en la próxima estación.

4 comentarios:

Ene dijo...

A la orilla de estas palabras tan sinceras.

Un beso fuerte.

Cuerpos a la deriva dijo...

A la orilla del mar, la vida se ve de otra manera.

Saludos.
Loreto

Anónimo dijo...

me trae muchos recuerdos de la ninez.... y de lo que mas quiero

Jorge Encinas Martínez dijo...

Llevo años intentando decir algo parecido: esa fascinación del mar, que es saber y es casi caricia de amor. Y no conseguí lo que tú haces a la perfección.

Un abrazo